viernes, 29 de febrero de 2008

29 de febrero


Año bisiesto, ¿año siniestro? Eso dice el refrán, quién sabe. El caso es que este año tenemos un día más para emplearlo en lo que queramos, en perderlo si nos apetece, o en hacer algo que llevábamos tiempo planeando.


Un día más de vida, ¿por qué ha de ser siniestro? Qué catastrofistas somos los seres humanos, será por envidia a los que nacieron un 29 de febrero y están bendecidos con una edad cuatro veces más reducida que el resto de los mortales.


Por cierto, aprovecho este post para advertir a mis escasos lectores que de hoy en adelante escribiré poco en mi Arcadia Infeliz: empieza la recta final de preparación de mi primer examen y no quiero tentar a la suerte.

He pensado que hoy era un buen día para comenzar a aumentar el ritmo de mi estudio y avisar de que ya no tendré tanto tiempo para escribir aquí todos los desvaríos que querría. Pero bueno, por otra parte estoy satisfecho, porque en unos quince días terminaré de pasar a ordenador mi primera novela y a lo mejor les torturo publicando extractos de la misma aquí...


Año bisiesto, año...(acaben como quieran esta frase)

2 comentarios:

paaliy dijo...

mucha suerte con el innombrable..

lo de la novela es genial!!! no sabes cómo me alegro!

Ian Grecco dijo...

¡¡¡Paaliy!!! ¡¡¡Yo si que me alegro de saber de usted!!! En breve le escribiré un mensaje más largo. Suerte, suerte, suerte.