miércoles, 16 de junio de 2010

Pensé que sería capaz de sedarme a mí mismo,
y que con ello el dolor desaparecería.

No sé si nací así, pero el problema es que lo soy,
y que ser así cansa, y quisiera ser normal, otra de mis
palabras malditas. Malditas...

Tengo dentro de mí tanta información, vivencia, deseo frustrado y cumplido,
desorientación, rehabilitación, alcohol, noches en vela, kilos ganados y perdidos,
cumpleaños de pesadilla y aniversarios tolerables, muertes, enfermedades, consuelos, risas,
maldiciones, amigos y enemigos y otra vez amigos, conocidos, amores muertos y
difuntos y enterrados, amores platónicos,
ropa nueva y ropa usada y eliminada,
cabello cortado y regenerado,
cine y libros y música y viajes,
etapas consumidas y planes de otras que vendrán si yo no le pongo remedio...,
y tonterías, tonterías y tonterías...

Sólo escribo tonterías, y no puedo ni sedarme
ni cambiarme,

y sigo sin saber si nací así
o la vida y sus montruos divinos
me hicieron así,

el caso es que
no puedo arrancarme la piel a tiras,
ni transmutarme en algo que me contradice.

La sedación ha sido un sonoro fracaso, amigos míos,
sigo, una vez más,
aquí dentro.

YO.

4 comentarios:

Baby dijo...

Bueno Ian, la vida son todas esas cosas q comentas, las relaciones personales son difíciles, cuantas veces nos hemos sacrificado para q otros lo pasen bien, la verdad es q las personas con mundos interiores como el tuyo, estáis más expuestas al dolor, y al sufrimiento, pero no sedes la maravillosa persona q llevas dentro, cada uno es como es, un saludo, y animo.

Ian Grecco dijo...

Gracias por tus palabras, Baby. Gracias...

Maese Salakov dijo...

¿Normal? Palabra mágica. Apúntese esta frase, sr. Ian: «NO LLAMEMOS NORMAL A LO QUE HACE TODO EL MUNDO». Lo normal. Los normales. Menudo descojono.

Por lo demás, ánimo. La vida son altibajos y no me diga por qué pero el mes de Junio suele ser bastante cabrón... Ah, y buen poema, o expurgo.

Ian Grecco dijo...

Muchas gracias una vez más, amigo Salakov. Lo escribí en un arrebato...Hoy, por ejemplo, estoy orgulloso de ser "no normal". Buenas noches...