jueves, 13 de noviembre de 2008

Salò o los 120 días de Sodoma: ¡Argh!


Recuperado de los estragos estivales, y bien arropado por el frío de noviembre, tengo ya fuerza suficiente para hablar de una película que me advirtieron que no viera y que pese a todo vi- la prohibición no hace más que excitar la voluntad, y más cuando hay neblinas de morbo rodeando dicho mandato negativo-: Salò o los 120 días de Sodoma, de Pier Paolo Pasolini.

Qué película..., me produjo su visión tantas y encontradas sensaciones..., del asco a la estupefacción, de los deseos de asesinar a su director- se me adelantó la mano invisible que acabó con su vida en 1975, recién terminada la película y antes de que la estrenaran- o de considerarle un genio...Nunca en mi vida había visto tal galería de imágenes escatológicas, sádicas (no en vano se basa en una novela del marqué de Sade), brutales, sexualmente perversas...: una concatenación de horrores para realizar (quiero creer) una crítica al poder, a la ausencia de bondad y empatía en el ser humano.
Pero para los que se atrevan a verla, tengan en cuenta que no es tan ficticio lo que narra, ahí tenemos Abu Graib, Guantánamo, la reciente historia de Argentina, incluso la civilizada Austria, que nos demuestran que el ser humano es capaz de ser lo más inhumano del universo, privándose de empatía, bondad, y esos sentimientos que impiden causar dolor a un semejante.

La película da asco, me gustaría que en una sesión de hipnosis me borraran lo que vi, pero es lo que hay, es una fábula que explica por qué casi siempre ganan los malos.

4 comentarios:

Pequeño perdedor dijo...

Por eso nunca veré esa. Ni Holocausto Caníbal (en la que matan a un par de animales de verdad). Ni Audition. Tengo mis límites, los conozco, y maldita la gana que tengo de pulverizarlos de esa manera.

Alguien debería hacer un remake-parodia en el que los villanos acabaran sufriendo un destino tan horrendo que los campos de concentración de Auschwitz parecieran Disneyland París a su lado. Apuntémonos la idea para Creepshow 4, o algo así.

Ian Grecco dijo...

Mmm...Buena idea, si algún día soy director de cine algo intentaré hacer...Por cierto, vi un trocido de Audition y no duré ni dos minutos, qué horror..., aunque casi peor fue ver la escena final de La isla (y como sabrá, no me refiero al bodriete de Scarlett Johansson)...

dennis_weaver dijo...

Pues yo no he visto esa película, pero leyendo tu comentario y hablando desde mi completa ignorancia, creo que a veces hay que mostrar de una forma cruda la falta de empatía de los seres humanos, para reactivar nuestras muy dormidas conciencias, y provocar un cambio a mejor en nuestro comportamiento que haga más soportable este mundo en el que vivimos.

Vuelvo a decir que hablo desde mi completa ignorancia ya que no he visto la peli, con lo cual no puedo juzgar si esas imágenes que tanto te han impactado son procedentes para mostrarnos esa crítica al poder y falta de empatía humana, pero creo que a veces hay que mostrarnos la realidad cruda tal y como es, para darnos cuenta de quiénes somos y lo que hacemos.

No sé si habré acertado en mis valoraciones sobre la película, aunque pienso que tu opinión acerca de ella es que esas imágenes y escenas no proceden en una película como esa.

En fin...que ya pensaré si veo la peli o no, pero lo más probable es que siga el consejo de ian y me quede sin verla. Si quiero ver la falta de empatía del ser humano...puedo verlo en cualquiera de los telediarios o periódicos que nos atosigan hoy en día.

Ian Grecco dijo...

Por un lado, sólo por un lado, me gustaría que la vieran para que me dieran su opinión, pero no quiero hacerles eso...Sería como pedirles que se hiceran un doloroso piercing para contarme su impresión...Me explico, creo...