jueves, 4 de junio de 2009

House of Saddam: más Muchachada Nui que Los Soprano...


(mi comentario sobre la crítica que cierto periodista ha escrito de la nueva serie House of Saddam, que relata la vida de Saddam Hussein y su entorno)


Creo que un crítico de televisión o de lo que sea, alguien supuestamente sensible e ilustrado, no debería justificar un asesinato en una de sus críticas, y menos, la de un hombre que, aunque no fuera precisamente un angelito (como tantos otros poderosos del mundo), fue humillado sin piedad, perseguido sin tregua y brutalmente ejecutado, como si fuera un conejo, gracias a los Estados Unidos de América, el país responsable de la mayoría de las guerras, bombardeos y asesinatos masivos en este planeta.

Y también recuerdo las nauseas que me ocasionaron las visiones de los cadáveres de sus dos hijos, debidamente retransmitidas por la televisión, comiéndose con toda su crudeza la pantalla de mi casa, horrenda visión que mereció la compasión de mi abuela octogenaria, que no la de los pulcros mandatarios internacionales, tibios y pelotas con el jefe del patio, como siempre.

Y esta serie, digan lo que digan, no es buena en absoluto. Los personajes están caricaturizados hasta el extremo, y las escenas supuestamente duras, son una banal copia de pedazos de esas películas de medio pelo protagonizadas por matoncillos estilo Chuck Norris, obcecadas en predicar las bondades del país de la banderita de las barras y las estrellas. Es de una bajeza moral aberrante.

Querían hacer Los Soprano versión árabe y les ha salido una grotesca Muchachada Nui que no me despierta ningún interés. Y no nos engañemos; su objetivo es justificar, una vez más, las acciones criminales de Estados Unidos, no mostrar el corazoncito de la bestia, ¿piensan que los espectadores somos tan ingenuos como para creernos todo lo que nos cuentan?

Y no tiene ninguna gracia su bochornosa campaña de marketing, que dice algo así como "en esta serie encontrará de todo menos armas de destrucción masiva". Vamos, que no creo que los miles y miles de iraquíes muertos a causa de otra guerra injusta, se rieran. Ni sus familiares supervivientes. Ni sus vecinos arruinados.

Ya me extrañaba que actores árabes/musulmanes se hubieran prestado a trabajar en semejante producto, y aunque ciertamente sí que hay algunos en el reparto, qué curioso que dos de los intérpretes principales, "Saddam” incluido, sean israelíes.

Que cada uno saque sus conclusiones. Yo ya he sacado las mías y son desasosegantes...

1 comentario:

Pequeño perdedor dijo...

No me cabe duda de que la serie es una mierda. Pero Saddam, Uday y Qusay, con su historial de matanzas y violaciones, no me merecen ni un ápice de compasión. De hecho, yo les hubiera dado una muerte aún más horrorosa y mil veces más degradante por todas sus maldades.